miércoles, 23 de julio de 2014

Ira

Aún te tengo en casa, pero por desgracia tu enfermedad pronto te  arrebatará de mis brazos, mi pequeña dulce y guapísima Ira, cuanto te voy a echar de menos cuanto voy a llorar tu perdida y si solo fuera yo, pero Zar y Suri te echarán tanto de menos.

Se que debo tomar una decisión, pero es tan difícil, y el verte aún algún retazo de  la alegría que siempre te ha caracterizado lo complica más si cabe, me entristece tanto ver que a veces no reconoces ya tu nombre, y empiezas a perder las fuerzas, aunque aún en algunos momentos se te ve ágil y con ganas de jugar con los tetes, no puedo ni pensar como será mi vida sin ti, mi niña, lloró solo de pensar que te perderé pronto, lloró de saber que pronto no me recibirás maullando tras la puerta, que no volveré a sentirte enroscada apoyada en mi pecho, siento haberte fallado, no haber podido salvarte está vez, mi compañera de viaje en este nuevo caminar, que haré sin notar tus pasos a mi lado???, por un momento pienso que sería más feliz si me fuera contigo, no quiero pensar en lo sola que te vas a sentir, quizás lo que más miedo me de es lo sola que me voy a sentir yo, más de 14 años juntas y ahora tengo que dejarte ir.

Pronto te diré adiós, pero aún no, está noche no, mañana......a ver como se presenta mañana. Está noche te volveré a tener en mi regazo sitiendo tu ronroneo. Te quiero mi pequeña y grande Ira.